Noticias

Un 10 para el Judo Club Avilés

Han cumplido los diez años y como todo chico mayor que hace judo y compite, han hecho la comunión con el podio muchas veces y las que quedan!


De nuevo se me honra dejando “pastar” un texto mío rodeado de las magras credenciales de las que se ha hecho acreedor durante estos diez años el JUDO CLUB AVILES, y también es realmente un privilegio poder estar dentro de las inmediaciones de esta flamante y atractiva web que inauguran, junto con su mascota Yara que hace las delicias de los más pequeños.

Reza el dicho que lleva más de diez años alcanzar el éxito por un día o también que un buen diseño puede soportar la moda de 10 años, afortunadamente no son axiomas y de la primera no se puede hablar de flor de un día con el Judo Club Avilés y la segunda pinta que estos asturianos serán moda de bastante más de una década, como una camisa blanca que hay que tener siempre de fondo de armario.
Han cumplido los diez años y como todo chico mayor que hace judo y compite, han hecho la comunión con el podio muchas veces y las que quedan! Estas líneas en verdad no son nada reveladoras, ofrecen fragmentos de ecos del pasado, un pequeño ejercicio de nostalgia que se hace casi de forma obligatoria cuando hay algún acontecimiento de la magnitud de un decimo aniversario (en los tiempos que corren encuadrar en la misma frase Club de Judo y decimo aniversario se me hace necesario y nada caprichoso emplear el término magnitud). Y del futuro tampoco hay que añadir mucho, ya se encargan ellos, con esta banda de Avilés y su manera de hacer seguro llega enseguida, porque según dicen el futuro pertenece a quienes creen en sus sueños.

Y en esta historia hay que empezar hablando del arquitecto de esta matriz de perfecto engranaje: un tipo de serio proceder, que me ha obsequiado con perlas de la talla “El bagaje cultural que han de tener los profesores de Judo es importantísimo, para que se nos respete y para abrirnos un hueco en el panorama deportivo de este país” o también “ENSEÑO Y PARALELAMENTE SIGO APRENDIENDO” esto era hace tres años y yo desde la autonomía que posee el mayor número de licencias en este deporte me tenía que descubrir ante el potencial y la visión de este asturiano, desde entonces el tiempo “sólo” ha puesto la razón y el corazón en su sitio en un entorno con mucho entusiasmo pero eso si a base de trabajo y esfuerzo: una progresión ascendente, un club que en esencia es de JUDO pero que no solo es de JUDO, porque hay muchas otras actividades que “sólo” sirven para fomentar camaradería entre todo el grupo, o “sólo” estrechan lazos y se pierden las distancias de edad entre los chavales, tampoco se pierde de vista la educación, todo lo contrario y me lo contaba Jaime Fernández “desde mi humildad aconsejo a todos los futuros deportistas a no olvidarse de los estudios ya que nos serán de gran ayuda para el futuro a lo largo de la vida, tanto deportiva como personalmente” yo no salía de mi asombro ante este chaval de entonces 17 años y continuaba “hago JUDO desde los 8, estoy enganchado de tal manera que ahora es una forma de vida, mi forma de vida.

Me ha ayudado a serenarme, a tener objetivos y a esforzarme para cumplirlos” con Hugo Burgos la cosa no era distinta “Desde los 4 años estoy practicando este deporte. Para mi es una forma de vida, que adoro y donde encuentro muchas satisfacciones” Pablo González afirmaba “Es mi deporte y me lo paso genial, me gusta mucho. Estoy totalmente enganchado. Tenemos muy buen ambiente. En esto te relacionas con gente de todas las edades. Es un deporte muy educativo y de respeto, para con los rivales, los entrenadores y esto luego se refleja en lo cotidiano” Marcos Torres añadía recientemente más cosas “Disfruto mucho con este deporte, estoy muy a gusto con mi grupo, estamos muy unidos por todo lo que compartimos, desde los objetivos hasta cualquier otra actividad” Para toda esta motivación hay un culpable, Jaime, Pablo, Hugo y Marcos lo delataban sin tapujos, el primero me confiaba “Es un segundo padre para mí. No sólo es mi entrenador también es alguien que está tanto en los buenos como en los malos momentos. Me guía y me ayuda a crecer como persona. En principio parece serio e impone pero una vez llegas a conocerle es una persona cercana. Con nosotros es estricto y eso nos viene bien” Pablo me descubría “Llevo desde los 5 años con él y es una persona muy importante en mi vida. Me ayuda mucho, no sólo compartimos la pasión por el Judo también es un gran amigo. Es serio y muy consecuente con lo que hace, y a hora de divertirnos es un tío muy divertido” Marcos ha sido de lo más revelador “Es un gran motivador, tiene un gran poder de convocatoria, incluso acabas haciendo cosas que en principio no pensabas” Hugo lo acusaba directamente “!!!Carlos Fernández es un crack!!! No sólo es mi entrenador de Judo y amigo. Es un gran apasionado del Judo y te lo contagia. Está en todo momento pendiente de nosotros. Es estricto y responsable. Para mi es una figura muy importante en mi vida”.

Cuando hable con Carlos cedía todo el protagonismo al club y por extensión a los chavales que lo conforman “somos un grupo de gente que sobre todo nos gusta el Judo y disfrutamos de esta actividad, queremos hacerlo lo mejor posible y saber hasta dónde podemos llegar cuando nos planteamos competir y prepararnos para esto. El grado de compromiso que tenemos unos con otros es muy alto. Somos perfeccionistas en el modo de trabajar y no nos gusta que las cosas salgan de cualquier manera máxime cuando se pueden hacer bien o muy bien. Los competidores son importantes y los niños o la gente que viene con el único afán de divertirse también, todos formamos parte de un club donde nos ayudamos los unos a los otros. Los mayores han conseguido muy buenos resultados y la hornada que hay ahora mismo y que está logrando grandes cosas también es gracias a estos mayores que han ayudado a que se formen. Muchos de ellos trabajan ya o bien están yendo a la universidad porque desde el Judo Club Avilés no se les vende humo con esto del Judo y la competición. Hay que labrarse un futuro, no descuidar la educación porque esto también nos hace mejores personas y ayuda a pensar mejor. Asimismo también parte de ellos han querido ser monitores de esta actividad porque disfrutan con su docencia.

Esto no es un club de JUDO propiamente dicho. En el Judo Club Avilés se ha conseguido que el Judo no se vea como cualquier arte marcial aquí en Avilés. Esto es otra cosa, esto es una herramienta que educa y que es deporte olímpico, tiene un código de respeto para el individuo, para el grupo, para el entrenador y para con la actividad muy importante y que hay que resaltarlo. Destacamos por igual la faceta competitiva como la educativa, para nosotros ambas van en paralelo. Aquí realizamos un trabajo muy serio y la gente que está en el equipo que lo desarrolla también es gente que cree en lo que está haciendo, que apuesta por ello y tiene un compromiso total. En Judo club Avilés pensamos que está muy bien dedicarte a la competición de Judo pero no hay que descuidar nunca la formación académica, los estudios son muy importantes porque nos forman como personas y nos abrirán puertas al mundo laboral en un futuro. Así el deportista habrá disfrutado de sus años de competición y será una persona preparada y de su tiempo, esto es lo que perseguimos en este Club.

Y a la hora de hablar de sí mismo, su tono serio daba paso a la humildad, la llave del conocimiento, porque el que sabe que no sabe todo, tiene más fácil el camino del aprendizaje “Es que en esto nunca se para de aprender, y si se piensa que ya se sabe mucho es que te has quedado estancado. Estos diez años han sido muy intensos en cuanto a formación, han sido muchas competiciones, muchos viajes, he crecido tanto a nivel táctico como técnico, he visto muchísimo Judo y es como más aprendo, en las competiciones a las que acudo, las de aquí y las de fuera, yendo a cursos, a stage. La preparación física es muy importante poder conocerla para hacerla bien y complementar de forma paralela este deporte, hice un Master en Alto Rendimiento deportivo, empleo mucho tiempo en ver videos. Nunca se deja de aprender, el deporte ha ido evolucionando y en Judo ha ocurrido lo mismo. Se ha progresado, se saben muchas más cosas, sobre nutrición, sobre entrenamientos, en eso afortunadamente no se he quedado parado”.

No se pretende aquí descubrir nada del Judo Club Avilés, simplemente se ha tratado de mirar y para después poder hallar un trabajo bien hecho cuando se emplea a fondo la sinceridad y honestidad, desde la humildad porque una sabe que no sabe, y sobre todo desde el reconocimiento que hoy se ven premiados con DIEZ AÑOS.

Ni siquiera la primera vez que les vi y despertaron interés, el mío y el de alguno de los pocos que estábamos allí congregados y que también les miraba de reojo, en aquella grada estábamos viendo la liga de judo, y a unos tipos jovencísimos que se venían desde Avilés para hacer una competición como era la tercera división?? Que ese sábado con la tarde muy hecha y su turno acabado Roberto León compartía con el resto del equipo una fabulosa merienda que le hacían llegar sus padres también venidos de Avilés para ver esta competición??? Empecé a pensar que la liga esta de Judo que se hacía en Madrid quizás fuera importante, porque lo era por lo menos para algunos. Y cuando uno considera algo muy importante, lo mima, No??

Con estos asturianos se aprende por fin que quitarse el sombrero no es un gesto sino tal vez la única virtud a nuestro alcance.

Montse Coque

atrás