Noticias

Nacionales de bajo rendimiento

Tan solo la medalla de Javier Simancas y alguna actuación individual sin premio salvan un finde para olvidar.


No fue un buen fin de semana, negarlo sería no ver la realidad y por lo tanto no prepararnos para reaccionar. Las lecturas, individuales, y en cada caso valorando unos u otros aspectos. La cosa es que se presentaba ante nosotros un fin de semana con tres nacionales, todo ellos pertenecientes a un casi cerrado 2021, y que no fuimos capaces a cumplir en términos generales las expectativas. A las puertas está un 2022 que vendrá, esperemos, cargado de la normalidad suficiente para que volvamos a tener una nueva oportunidad de mejora y de intentar situar a nuestro club donde se merece a través de esfuerzos individuales. El camino no tiene secretos y así se ha demostrado este fin de semana...

Los senior estuvieron discretos cediendo, salvo Alba Barreiro, en el primero de sus cruces y sin opciones de repesca porterior. Alba arrancó en -63 kilos imponiéndose a la madrileña Morillas para luego ceder ante la superioridad física y de judo de la valenciana Kopnyayeva. Adrián Imedio, en -60 kilos, comenzaba ante un conocido del sector como es el coruñés Alejandro Fernández ante el que cedió por un error con el combate ya bastante avanzado. La derrota posterior de Alejandro ante Ian saiz no dio opciones a Adrián. Iyán Llope cedió, también en su primer cruce, ante el manchego Aranda en la reedición de la final del sector y tampoco repescó al no progresar Aranda por su lado. Nuestro último representante senior Adrian González tampoco dio la medida ante el judoka "madrileño" Oprinoiu.

En la categoría Sub-15 llegaría la única medalla de nuestra expedición de la mano de Javier Simancas que con gran tesón y determinación en cada cruce estuvo incluso a punto de meterse en la final cediendo solo ante el campeón, el cántabro Ortiz. Javi derrotó en las previas al madrileño Gómez, al navarro Pajares y en cuartos al extremeño Martínez para ceder en semis de una forma muy ajustada ante el campeón Ortiz en su único error de desplazamiento. En la repesca, en un combate mayúsculo que duró 12 minutos, logró imponerse al aragonés Rivero. Un bronce muy merecido que debe servir de espejo en cuanto a los motivos de su consecución. También en sub-15 otra de nuestras opciones de hacerlo bien era Raquel Burgos, quedó claro que nos quedan cosas por mejorar como no debería por otra lado extrañar a estas edades, nos faltó ese cambio de ritmo que a veces le beneficia y otras echamos en falta, igualmente ser capaz a mantener la estructura de combate un poquito más. Raquel vence en su primer cruce a la navarra Arrastia y en octavos a la gallega Vila. El tercer cruce ante la vasca Madariaga, muy física, sacó la debilidad de Raquel en los combates ajustados y acabamos cediendo en un combate muy igualado. En la respesca cedimos ante la madrileña Barbero. Queda trabajo del bonito por delante.

En sub-18 salíamos con varias posibles opciones de hacer un buen papel. Está claro que no fue nuestro día. Nel Llope comienza con victoria ante uno de los favoritos, el gallego Peñas, para luego ceder en un error en uno de sus ataques ante el madrileño Asensio que fue aprovechado por el rival para seguir con un trabajo de suelo que dejaba al nuestro fuera. En -60 kilos Mikel González cede en el primero ante el madrileño Prieto. El mismo camino tomó Rodrigo Burgos en un gran primer combate ante el madrileño Peña a la postre campeón pero ante el que plantamos cara, peor estuvimos en la respesca en el previo al bronce ante el aragonés Garde tras imponerse en los dos primeros de respesca a Pajares y Samperio. Séptimo puesto final que nos sabe a poco conociendo el potencial. Trabajaremos con los tres cadetes porque creemos que todos tienen más. En -73 kilos también cede en un combate igualado en pie, pero por error en el suelo, Iván González tras vencer en el primero al canario Gutiérrez.

Alba Barreiro en -63 kilos partía en la terna de favoritas pero un error en cuartos ante la salmantina Rodríguez, a la que ya habíamos derrotado varias veces este año, nos dejó fuera de nuestro verdadero objetivo. Una acción, en la que los árbitros interpretaron que Alba hundió la cabeza en su ataque, la relegaba a la repesaca tras sus dos primeras victorias ante la murciana Clemente y la madrileña Rituerto. Esta acción de hansoku por peligrosidad te deja incluso fuera de la repesca. Demasiado castigo pero que sabemos que en nuestro deporte las cosas son así y debemos estar preparados para ello. 

En -57 kilos Alejandra Pérez cedió ante la madrileña Forero tras haber vencido en el primero a la extremeña Valdunciel. Problemas conocidos en los que debemos insistir un poquito más aún.

Y así las cosas toca pensar y reflexionar todos juntos y tener la dignidad propia de los malos días, esa que a los auténticos guerreros les alimenta para contar los minutos antes de volver a sudar.... para mejorar sobre lo que no hemos hecho bien este finde y lo que hacemos mal cada día en casa. 

atrás